(english below)
Hace tiempo localicé un par de artículos de Mark Prensky, conocido orador, escritor, consultor  en las áreas más críticas de la educación y el aprendizaje y llamados «Digital Natives, Digital Immigrants» y » Digital Natives, Digital Immigrants Part II: Do They REALLY Think Diffrerently?«. Prensky es el autor de «Digital Game-Based Learning» y de «Mamá no me molestes que estoy aprendiendo», fundador y CEO de Games2train, es una persona que diría que ha dado en el clavo en la interpretación de la nueva sociedad digital que se está incubando.

El caso es que cuando leí ambos artículos, que recomiendo encarecidamente, me di cuenta de la diferencia cultural enorme que existe entre mi hijo de 10 años, todo un Nativo Digital, y yo mismo -que me considero un Inmigrante Digital- por el entorno tan diferente en el que nos hemos criado. Esa definición o mejor dicho, esa diferenciación, es patente y no caben excepciones. Recientemente, Prensky ha publicado en su web un artículo nuevo, «Homo Sapiens Digital: From Digital Immigrants and Digital Natives to Digital Wisdom» en la que parte de una frase muy conocida de Albert Einstein y muy acertada en nuestros tiempos: «Los problemas que existen en el mundo hoy no pueden resolverse con el nivel de razonamiento con el que se creó«. Sin embargo, en este caso comienzo a no estar de acuerdo con su cambio -aparente- de rumbo: considera que la distinción entre Nativos Digitales e Inmigrantes Digitales ya es mucho menos relevante a medida que nos movemos a lo largo del siglo XXI. AL menos en España, donde los índices de acceso a entornos digitales por parte de la población confirman que todavía nos queda mucho camino por recorrer, sigue siendo muy relevante esa diferencia.

Prensky abre una nueva puerta: la de la sabiduría digital que hace que un humano pueda considerarse como «digitalmente avanzado» o no. Es cierto que cada vez más somos «presos» de la vorágine tecnológica y ya no podemos vivir sin nuestro laptop, twitter, PDA o similares aunque la gente sigue teniendo problemas para profundizar en la búsqueda de herramientas que aumenten nuestra productividad, que nos permitan ser más «sabios digitalmente» y esas dificultades y la falta de esfuerzo por mejorarse hace que la brecha todavía exista (lo que no quiere decir que a finales del siglo XXI ya haya desaparecido).

El acceso a la información, a su organización y clasificación adecuada hace que se mejoren los procesos de toma de decisiones, la búsqueda de respuestas a problemas, capacidad de predicción del futuro y el desarrollo de escenarios del tipo «Qué ocurriría si …» permite esa mejora de nuestras posiciones y alcanzar lo que denomina Prensky : «Sabiduría Digital». Podríamos decir que una extensión de nuestros sentidos, una ampliación de nuestros «bancos de memoria», de nuestra capacidad analítica, de nuestra capacidad para planificar y priorizar eventos o acciones. Es por ello que el hecho de sumergirnos en un entorno digital no elimina nuestra capacidad de pensar, sino que favorece el proceso de generación de ideas que en definitiva parten de nuestra mente.

En cualquier caso, esta sabiduría digital puede facilitar que la diferencia entre Nativos e Inmigrantes Digitales sea muy tenue pero no deja de ser un complemento de la segunda y un «modus-vivendi» de la primera, así como exigir que los procedimientos educativos sean revisados y adaptados para que los jóvenes de hoy en dia (Nativos Digitales) lleguen a convertirse en verdaderos Sabios Digitales.

=========

Some time ago I tracked down a couple of articles by  Mark Prensky known speaker, writer and consultant on the most critical areas of education and learning and so-called «Digital Natives, Digital Immigrants» and » Digital Natives, Digital Immigrants Part II: Do They REALLY Think Diffrerently?«. Prensky is the author of «Digital Game-Based Learning» and «Mom did not bother me that I am learning,» founder and CEO of Games2train is a person who would say that he gave the nail in the interpretation of the new digital society is incubating.

The fact is that when I read both articles, I strongly recommend that, I realized the huge cultural difference between my son 10 years, a Digital Native, and myself-I think a Digital Immigrant, by the environment as different in that we have raised. Such a definition, or rather, that distinction is clear and do not fit exceptions. Recently, Prensky has published on its website a new article, «Homo Sapiens Digital: From Digital Immigrants and Digital Natives to Digital Wisdom« in which part of a well-known phrase from Albert Einstein and very successful in our times: «The problems exist in the world today can not be solved with the level of reasoning with which it was created. » However, in this case does not begin to agree with his apparent change-of-way: it considers the distinction between digital natives and digital immigrants is much less relevant as we move along the twenty-first century. At least in Spain, where rates of access to digital environments for the people confirm that we still have a long way to go, this is still very important difference.

Prensky opened a new door: the digital wisdom that makes a human can be regarded as «digitally advanced» or not. It is true that increasingly we are «prisoners» of the vortex technology and we can not live without our laptop, twitter, PDA or similar, although people continue to have trouble deepening seeking tools that increase our productivity, allowing us to be more «digitally wise» and the difficulties and lack of effort made to improve the gap still exists (which is not to say that at the end of the twenty-first century has already disappeared).

Access to information, its organization and makes appropriate classification for improved decision-making processes, the search for answers to problems, ability to predict the future and the development of scenarios like «What would happen if …» that allows improving our position and achieve what he calls Prensky, «Digital Wisdom.» We could say that an extension of our senses, an extension of our memory banks, our analytical capacity, our ability to plan and prioritize events or actions. That is why the fact sink in a digital environment does not eliminate our ability to think, but favors the process of generating ideas in the final part of our mind.

In any case, this knowledge can allow the digital gap between natives and digital immigrants is very thin but it is a supplement to the second and a «modus vivendi,» the first, and require that procedures be reviewed educational adapted for young people today (digital natives) come to become true Wisdom Digital.

El otro dia leyendo un artículo de Kevin Kelly «Two Strands of Connectionsim» en el que reflexionaba acerca de las dos corrientes de conectivismo: la referida a la interconexión entre personas (denominado Social Media) y para la que se apoyan en diversas herramientas y la referida a la interconexión entre máquinas (servidores, CPUs, computadoras, elementos móviles, …) me paré a pensar en la situación a la que habíamos llegado con las redes sociales y que, en cierta medida, es la conjunción entre ambas conectividades.


Twitter, Facebook, LinkedIn, Xing, Flickr,… se han convertido en «nuestro lugar de recogida», «nuestro lugar de reunión, de encuentro» y además con un crecimiento desorbitado (que tampoco sabemos hasta dónde seremos capaces de llegar) pero además nos hemos imbuído en mantener estos lugares de reunión allá donde vamos: a través de PDA con acceso a Wifi, via Iphones, móviles… además de los ya clásicos PCs, Macs y sucedáneos. Al final, el clásico Messenger o incluso Skype forman parte también de nuestro dia a dia. ¿Qué nos pasa? ¿Qué nos mueve a permanecer constantemente conectados, compartiendo enlaces, noticias, pensamientos, opiniones? ¿Cómo hemos llegado a la situación en la que nos presiona la ansiedad por estar «on-line»? ¿Qué buscamos o de qué huímos?


Sin embargo voy más allá, leyendo también una entrevista que apareció publicada en Wired, realizada por Kim Zetter de TED a Seth Godin y titulada: «Tribes Author Says People, Not Ads, Build Social Networks» parece que llega a concluir, algo que por otra parte parece de sentido común, que la gente sigue teniendo la necesidad de agruparse en «tribus» en la que comparten puntos de vista, idelologías y opiniones y ese sentimiento es el que ha desembocado en el boom de las Redes Sociales. Ahora bien, esas tribus están a la vez interconectadas entre sí ¿cómo? por el simple hecho que cada componente de la tribu es polivalente, es decir que no tiene un único interés sino varios y por tanto acaba por pertenecer a diferentes «tribus», y finalmente gracias a éste hecho se pueden establecer colaboraciones entre ámbitos muy dispares.


Es lo que al menos he encontrado yo mismo desde que me embarqué en los entornos colaborativos: existe un potencial de generación de conocimiento por colaboraciones, por compartición de experiencias …. enorme, ilimitado. Esa Inteligencia Colectiva que se ha mencionado en las definiciones de Web 2.0 está consiguiendo crear estructuras colaborativas impresionantes, verdaderas «fertilizaciones cruzadas«. Tengo que decir que un entorno muy propicio a ello es el lugar donde trabajo: un Parque Científico Tecnológico (espaitec), es el mejor lugar para poder establecer esas «fertilizaciones cruzadas» donde cualquier información puede ser interesante para alguien y saber actuar como nexo de unión entre «diferentes tribus» es vital para convertir ese entorno en «un lugar idóneo para crecer» (Great Place to Grow). Teniendo en cuenta el empuje de estos tipos de conectivismos, se hace necesario replantearse si los modelos utilizados hasta ahora siguen siendo válidos o es necesario recapacitar en lo que he definido como un PCT 3.0. De momento, y en mi caso, no encuentro todavía dónde y cuándo finalizará mi camino.