El otro dia leyendo un artículo de Kevin Kelly Two Strands of Connectionsim” en el que reflexionaba acerca de las dos corrientes de conectivismo: la referida a la interconexión entre personas (denominado Social Media) y para la que se apoyan en diversas herramientas y la referida a la interconexión entre máquinas (servidores, CPUs, computadoras, elementos móviles, …) me paré a pensar en la situación a la que habíamos llegado con las redes sociales y que, en cierta medida, es la conjunción entre ambas conectividades.


Twitter, Facebook, LinkedIn, Xing, Flickr,… se han convertido en “nuestro lugar de recogida”, “nuestro lugar de reunión, de encuentro” y además con un crecimiento desorbitado (que tampoco sabemos hasta dónde seremos capaces de llegar) pero además nos hemos imbuído en mantener estos lugares de reunión allá donde vamos: a través de PDA con acceso a Wifi, via Iphones, móviles… además de los ya clásicos PCs, Macs y sucedáneos. Al final, el clásico Messenger o incluso Skype forman parte también de nuestro dia a dia. ¿Qué nos pasa? ¿Qué nos mueve a permanecer constantemente conectados, compartiendo enlaces, noticias, pensamientos, opiniones? ¿Cómo hemos llegado a la situación en la que nos presiona la ansiedad por estar “on-line”? ¿Qué buscamos o de qué huímos?


Sin embargo voy más allá, leyendo también una entrevista que apareció publicada en Wired, realizada por Kim Zetter de TED a Seth Godin y titulada: “Tribes Author Says People, Not Ads, Build Social Networks” parece que llega a concluir, algo que por otra parte parece de sentido común, que la gente sigue teniendo la necesidad de agruparse en “tribus” en la que comparten puntos de vista, idelologías y opiniones y ese sentimiento es el que ha desembocado en el boom de las Redes Sociales. Ahora bien, esas tribus están a la vez interconectadas entre sí ¿cómo? por el simple hecho que cada componente de la tribu es polivalente, es decir que no tiene un único interés sino varios y por tanto acaba por pertenecer a diferentes “tribus”, y finalmente gracias a éste hecho se pueden establecer colaboraciones entre ámbitos muy dispares.


Es lo que al menos he encontrado yo mismo desde que me embarqué en los entornos colaborativos: existe un potencial de generación de conocimiento por colaboraciones, por compartición de experiencias …. enorme, ilimitado. Esa Inteligencia Colectiva que se ha mencionado en las definiciones de Web 2.0 está consiguiendo crear estructuras colaborativas impresionantes, verdaderas “fertilizaciones cruzadas“. Tengo que decir que un entorno muy propicio a ello es el lugar donde trabajo: un Parque Científico Tecnológico (espaitec), es el mejor lugar para poder establecer esas “fertilizaciones cruzadas” donde cualquier información puede ser interesante para alguien y saber actuar como nexo de unión entre “diferentes tribus” es vital para convertir ese entorno en “un lugar idóneo para crecer” (Great Place to Grow). Teniendo en cuenta el empuje de estos tipos de conectivismos, se hace necesario replantearse si los modelos utilizados hasta ahora siguen siendo válidos o es necesario recapacitar en lo que he definido como un PCT 3.0. De momento, y en mi caso, no encuentro todavía dónde y cuándo finalizará mi camino.