Gestionar los correos electrónicos (emails) que recibimos siempre ha sido una tarea que siempre ha impactado notablemente en nuestra productividad dado que no hemos sabido gestionarla adecuadamente.


Encontré una estadística que (aunque se realizó en el 2006, es extrapolable al dia de hoy) llevó a cabo Harris Interactive en los EEUU donde de 2400 empleados de empresas americanas, el 59% de los que utilizaban el email en el trabajo perdían mucho tiempo buscando los emails “perdidos”, mientras que el 31% decía que tenía que re-escribir o re-construir esos emails “perdidos” y más de la cuarta parte de ellos no podían gestionar el volumen de emails que recibían diariamente.


La verdad es que cuando el número de emails que se reciben incrementa (en mi caso utilizo 12 cuentas de correo que me permiten auto-clasificar emails según tipología), es muy fácil que un correo se pierda entre la maraña de mensajes y no llegues a contestar nunca.


Como cliente de correo electrónico he utilizado prácticamente toda mi vida Thunderbird (la versión 3.0, la más reciente, es un trabajo excelente y con un gran número de opciones y utilidades). Hace algún tiempo me topé con el archiconocido concepto GTD (Gettings Things Done) que puso de moda David Allen a partir de la publicación de su libro (Ready for Anything)  y que gira entorno a la metodología de gestión de tareas basándose en el principio de que las personas debemos ser capaces de mantener en un lugar específico todas las tareas que tenemos que realizar y clasificarlas, no tanto por prioridad sino por contexto, por ejemplo: emails pendientes de leer, o emails pendientes de responder,….


Sin romper demasiado la filosofía alrededor de GTD intenté pensar en formas para poder gestionar debidamente los correos que me llegan diariamente siguiendo ciertos contextos predefinidos (obviamente este procedimiento me está siendo de gran ayuda pero puede que no te sirva a tí).


Apoyándome en algunas utilidades de Thunderbird como las etiquetas, creé un conjunto de tópicos por los que creo puedo clasificar mis correos y también les asigné un color para distinguirlos fácilmente en la bandeja de entrada y antes de enviarlos a sus carpetas de destino.


Una vez creadas las etiquetas, hay que crear carpetas de búsqueda de mensajes por criterio. Para ello seguiremos los siguientes pasos:


1.- Seleccionar la bandeja de entrada

2.- Seleccionar opción Editar/Buscar/Búsqueda de mensajes



3.- Seleccionar como primer criterio: Etiquetas, y como segundo el valor de la etiqueta, por ejemplo: @hoy – importante – urgente
4.- Pulsamos Buscar y aparecerán un conjunto de mensajes y se habilitará la opción: “Guardar como carpeta de busqueda” que pulsaremos para acabar de configurar las búsquedas automáticas por criterio.


5.- Le asignaremos un nombre a la carpeta de búsqueda, por ejemplo @hoy. En una primera instancia los mensajes se buscarán en la bandeja de entrada pero si hemos creado carpetas locales para clasificar los emails es conveniente que en el proceso de búsqueda se incluyan dichas carpetas. Para ello, se pulsará el botón “Elegir …” y se seleccionarán todas las carpetas locales que necesitemos.


6.- Una vez completado y pulsado “Aceptar” la carpeta se creará la cuenta de correo asociada.


En mi caso he utilizado las carpetas con el siguiente contexto:
@hoy – para correos que hay que atender hoy sin falta
@responder – para aquellos correos que debo responder
@reenviar – para aquellos correos que debiera reenviar a un tercero
@analizar – para aquellos emails que requieren un análisis más detallado antes de contestar
@Por leer – esta carpeta tiene una configuración especial dado que no se apoya en mensajes con etiqueta sino en función del estado del mensaje: “No Leido” versus “Leído” y que me permitirá controlar todos los emails que no hayan sido leidos todavía.



Finalmente, el procedimiento a seguir para sacarle partido a esta combinación de etiquetas, filtros y contextos es el siguiente cuando llega un correo:


1.- Etiquetarlo según el contexto (con una o varias etiquetas simultáneamente)
2.- Atender primero a los mensajes con el contexto @hoy y @responder y luego el resto según importancia.


Esta metodología me ha permitido tener un control más preciso de todo lo que llega a mis buzones de correo y tener la seguridad de que nada queda pendiente de responder o de atender.

Este fin de semana (3 de Enero del 2010)  compré El País (cuando te encuentras itinerante y no tienes internet … si quieres saber qué pasa ahí afuera acabas acudiendo al querido periódico de papel). El caso es que encontré un artículo en El País Semanal, en su sección de Psicología, escrito por Ferrán Ramon-Cortés que me pareció muy interesante y al que volveré en un momento. Lo titulaba “¿Internet amenaza el contacto real?”.

A tenor de las nuevas noticias sobre el lanzamiento en algunos colegios del programa Educación 2.0 del Ministerio de Educación por el que se dotarán las aulas de equipamiento tecnológico (ordenadores, pizarras digitales,…) para todos los alumnos y profesores y obviando las posturas radicales de algunas CCAA que han decidido directamente descolgarse del programa por razones excesivamente surrealistas y absurdas (que delatan un mero trasfondo político y no de sentido común) me planteo si estamos descuidando la verdadera educación que necesitamos los adultos antes que los jóvenes, la que llamo Educación Digital.

Por una parte estoy convencido que el fin último es conseguir una educación de calidad acorde a los tiempos que corren y apoyada por las tecnologías más avanzadas sin embargo, el medio para alcanzar ese fin lo veo difuso.

Estoy de acuerdo con Bernardo Hernández en su artículo del CincoDias publicado el 11 de Diciembre en la afirmación “Me parece increíble que internet, que tanto ha cambiado a tantas industrias, haya hecho tan poco por la educación en general.“, sin embargo para poder hacer efectivo el valor añadido que puede proporcionar internet a la educación hay que hacerlo paso a paso, con sentido común y midiendo los esfuerzos económicos versus el rendimiento obtenido.

Es obvio que las escuelas e institutos necesitan modificar sus metodologías de enseñanza para ser más efectivos y más atractivos a los chavales, es necesario crear un entorno educativo en el que el niño/joven disfrute cada día con lo que aprende. Para ello, el primer paso es educar a los educadores en ese nuevo mundo tecnológico, ayudarles a preparar sus clases con herramientas que atraigan a los alumnos a asistir (primero) y a participar, menos academicistas y más colaborativas. En ese aspecto, estoy de acuerdo con Bernardo en que es mucho más visual aprender geografía con aplicaciones interactivas (como es el caso de Google Earth aunque no es la única opción por supuesto) que hacerlo frente a un mapa mundi de papel como lo hemos hecho durante decenios. También es cierto, que incorporar tecnologías a las escuelas implica un sobre-esfuerzo por parte de los profesores/maestros a preparar sus clases ( y no quiero entrar aquí en la polémica de qué porcentaje del profesorado está realmente capacitado para la docencia y motivado para ella, porque aprobar una oposición a Primaria o Secundaria no es garantía de la calidad docente sino en muchos casos todo lo contrario).


En el caso de los alumnos la necesidad de disponer de portátiles con acceso a internet durante las clases ya es discutible, al menos en una primera instancia. Ciert o es que las aulas de informática de las escuelas e institutos est án dotadas deficientemente de equipamiento informático (en pleno siglo XXI no pueden haber 3 alumnos compartiendo un PC, debería ser inaceptable por un sistema educativo digno) y es ahí donde hay que dar el segundo paso: dotar convenientemente de equipamiento de ultima generación a las aulas informáticas para las prácticas y el uso del alumnado cuando se estime oportuno: realización de trabajos en equipo por medio de herramientas colaborativas, búsqueda de información,…). Sin embargo disponer de ordenadores en las clases (sobre todo en clases de primaria , 5º o 6º como se plantea o en los primeros años de la ESO) es excesivo en esta etapa aunque deberá ser aplicado en el futuro “cuando todos los peldaños estén lo suficientemente maduros como para permitir el paso”. Los alumnos (aunque ya son expertos muchos de ellos en la utilización de ordenadores en su casa) se distraerían en exceso durante la clase (chateando, facebook y similares)  y ello sin entrar en el hecho que incluso hay un porcentaje importante de alumnos que tienen dificultades para escribir un dictado a mano con lo que un ordenador sólo haría que dificultar el proceso de aprendizaje básico.

Tenemos que reconocer que el mal uso de las tecnologías no van a ayudar a mejorar el aprendizaje de los chavales, todo lo contrario, van a desviar la atención que deban prestar a los temas verdaderamente importantes. Hemos sido “los mayores” los que no les hemos inculcado el valor añadido que proporciona internet, y sólo creen ingenuamente que internet sirve para comunicarse a través de redes sociales … lo cual por supuesto es un grave error. Una vez, y gracias al equipo docente, los alumnos se den cuenta de la herramienta tremendamente potente que es internet para su educación es cuando el tiempo que invertirán en chats y redes lúdico-sociales será más equilibrado.

Ahora es cuando paso a comentar el artículo de Ferran Ramón-Cortés siguiendo al hilo que he expuesto. Aunque puedo estar de acuerdo con la advertencia de que una excesiva inmersión en internet puede provocar una desconexión con el mundo físico y un abuso del uso de las redes sociales puede alterar la capacidad para el contacto real, discrepo de su afirmación “Las relaciones a través de las redes sociales son de contacto, nada más“. Es más, es posible establecer verdaderas relaciones sociales a través de las redes ( a nivel personal y mucho más a nivel profesional) que aboquen en proyectos interesantes y en colaboraciones duraderas, ahora bien, el contacto físico siempre es necesario y cuando la distancia lo permite hay que fomentarlo. Las redes sociales han permitido generar vínculos con personas con intereses y metas similares a las de uno con independencia de la distancia ayudando luego a que el primer contacto físico sea mucho más natural (me ha ocurrido en varias ocasiones que he compartido visiones sobre innovación con verdaderos expertos en esa materia a través de las redes sociales y luego, al verlos en persona, ha sido como ver a un viejo amigo, como si nos hubiéramos visto siempre).

Me parece un poco grotesco cuando afirma “Utilicemos, pues, cada medio para lo que sirve: Internet para contactar y la relación persona cara a cara, para construir y desarrollar una relación“. Sinceramente, creo que o yo no le he entendido bien o este señor tiene una visión excesivamente sesgada de lo que es Internet. Esta frase refuerza mi postura frente a la necesidad de educar digitalmente a “los mayores” para poder ayudar a los “más pequeños” a sumergirse en las nuevas tecnologías, necesitamos ser más inmigrantes digitales para entender y orientar a los nativos digitales y ayudar a que en ningún caso, el uso de las nuevas tecnologías pueda convertirse en un “arma maligna”.

Obviamente para lanzar un modelo de Educación 2.0 tiene que haber consenso, es más, no puede transferirse dicha competencia a las CCAA simplemente, es demasiado importante (el futuro de nuestros hijos depende ahora del político de turno en tu Comunidad Autonóma, si es un incompetente nuestros hijos serán los más perjudicados) sino que tiene que ser construido por todos y creado sin fecha de caducidad.

Aunque su contenido no se centra en la aplicación de las nuevas tecnologías al mundo educativo, sí que tiene cierta relación con los cambios de modelos educativos y más concretamente del docente que he mencionado antes y que está vinculado. Es el programa 49 de Redes de Eduard Punset: “Educar para fabricar ciudadanos”

Me resulta curioso leer en varios medios periodísticos el mensaje de Microsoft: “Microsoft pide que el Plan de Educación 2.0 cambie la educación” y cuando leo el artículo parece que sólo está importando qué sistemas operativos van a utilizar (si DualBoot o sólo Windows) … para luego dejar caer (María Garaña) el comentario:

“La presidenta de Microsoft mostró su preocupación por la situación actual de la educación en España, con un alto grado de fracaso escolar.
Destacó también que un alto porcentaje de alumnos tiene como objetivo trabajar en la función pública. “No son emprendedores”, apuntó, “y eso en un país de pymes es un problema”.

Y yo me pregunto, qué tiene que ver una cosa con la otra? Efectivamente España adolece de uno de los peores sistemas educativos del mundo (pero no por el Gobierno actual sino porque lo estamos haciendo mal desde siempre) que cambian cada cuatro años con el cambio de partido político en el Gobierno (e incluso cuando no cambia la facción política). Estos desajustes que han demostrado la incapacidad de nuestros políticos (no hay ninguno que se salve) para desarrollar un consenso político-social para el diseño y ejecución de un plan de educación que perdure a lo largo de las diferentes legislaturas, han provocado el desequilibrio entre los niveles adquiridos por nuestros hijos a lo largo de las generaciones y es responsable, de la situación actual de desidia, “pasotismo”, indiferencia y falta de liderazgo de nuestros sucesores.

¿Y realmente alguien se cree que con un ordenador frente a un chaval eso va a cambiar? ¿Alguien se cree que con un ordenador -Windows, además con software propietario- un chaval va a pasar de ser un “funcionarible” a un emprendedor? Es simplista y también demuestra el desconocimiento de lo que está ocurriendo en las aulas (es más, habrá que “forzar” a formarse al equipo docente que ya sufre bastante con mantener la clase en orden como para meterse en más lios).

Simplemente es ridículo. El sistema educativo español necesita un gran cambio (empezando por los padres y acabando con los políticos pasando por el profesorado ya decepcionado y en muchos casos ineficiente e incompetente – hay que tener en cuenta que muchos docentes lo son por obtener una simple plaza pública sin tener el perfil adecuado para formar a nuestros hijos-) y ese cambio requiere un replanteamiento profundo.

Recientemente estoy leyendo el libro de Stephen R. Covey “El Líder Interior” que gira entorno a un caso de modelo educativo desarrollado en un colegio de Raleigh, North Carolina (USA) y basado en un modelo de gestión propuesto por Covey y que ha resultado altamente efectivo. Recomiendo su lectura porque permite descubrir las metodologías para conseguir que los chavales alcancen un nivel de autoconfianza, autoestima y tolerancia tan necesarios en nuestra sociedad ¿Requiere su aplicación un cambio cultural? ….Quizás …

Otras iniciativas muy interesantes son las que está llevando a cabo Mark Westwind  denominadas “Digital Safari Innovation Fair” por las que se incentiva a los jóvenes su lado más emprendedor y que está dando unos resultados espectaculares. Hablando con Mark, pude percibir su fuerza y entusiasmo así como su fé en el programa, me decía que quedó impresionado cuando aplicaron el modelo en entornos más desfavorecidos dado que los chavales se sintieron por primera vez útiles y ganaron su propia confianza en su capacidad para desarrollar iniciativas empresariales. Podeis escuchar la entrevista que le hice para el programa e’Innovació 3.0 (programa de radio que he dirigido durante este año 2009) ¿Requiere su aplicación en España un cambio cultural? … Quizás …

En cualquier caso, la solución no pasa por ponerle un ordenador frente a cada niño … mi hijo de 10 años ya tiene uno desde hace un par de años, es un Nativo Digital, y como él todos sus compañeros de clase … luego no es una novedad.

Como siempre digo, antes de realizar inversiones públicas (dinero de todos los contribuyentes) considerables pensemos en el grado de efectividad y cómo podremos asegurar su éxito para convencernos que la inversión ha sido necesaria.


(english below)

Durante esta semana he asistido a la XXVI World Conference of Science and Technology Parks en Raleigh, NC (USA) cuyo eje principal giraba entorno a

FKEcosystems

He intentado analizar la conferencia desde un marco crítico (de forma constructiva) dado que después de las ponencias a las que he asistido puedo decir que el balance neto es negativo y quisiera que en próximas ediciones fuera positivo

Primero, y antes de evaluarla, hay que plantearse: ¿Cuál es el objetivo de una conferencia de este estilo?

Por una parte una conferencia, y esto es una interpretación personal y por lo tanto discutible, es un evento que pretende reunir a personalidades de un área de conocimiento para que compartan con el resto de los participantes sus experiencias, conclusiones o visiones de su futuro.

Desde este marco habría que preguntarse sin una conferencia ha de ser interactiva o no, es decir si tiene que ser unidireccional o bidireccional, si el ponente espera aprender de la audiencia o sólo que sean los demás  los únicos susceptibles de aprender.

Si es unidireccional y no existe interacción entre los participantes, el valor añadido de la conferencia se pierde pues se centra únicamente en el protagonismo del ponente, como  único generador de conocimiento válido y contrastado, y no de los participantes a los que no se les considera fuentes de conocimiento.

Este es el modelo que se ha seguido en el IASP, al igual que la mayor parte de las conferencias y por tanto al finalizar tienes la sensación no tanto de haber perdido el tiempo (visión negativa) como de no haberle sacado suficiente partido al tiempo invertido.

Charlando con mi buen amigo Anthony Townsend, sacó a relucir un concepto que me pareció muy interesante: la “Unconference” (http://en.wikipedia.org/wiki/Unconference), es decir una aproximación completamente opuesta al habitual y que se apoya en métodos como el Open Space Technology (http://en.wikipedia.org/wiki/Open Space Technology) o Barcamp (http://en.wikipedia.org/wiki/BarCamp).

Un entorno tan innovador como lo es el de los Parques Científico-Tecnológicos (en adelante PCT) debería dar ejemplo a la hora de interactuar, y en este caso ha quedado de serlo; no ha sorprendido salvo de forma muy puntual (al menos de todas las presentaciones que he visto)

Curiosamente, después de escribir mi post en un pequeño bloc dada la dificultad que tuve en conseguir conexión a internet durante mi viaje a USA -increíble pero cierto-, me encontré un post de fecha 7 de Mayo en el blog de Stefan Lindegaard titulado “Innovation conferences: Are they worth attending?” donde varias de sus reflexiones coinciden con las mías (se supone que hasta las conferencias que versan en temas relacionados con PCTs son conferencias que giran entorno a la innovación) y haré mención a él cuando se produzca la coincidencia).

Siempre con un ánimo constructivo,  he echado en falta varios aspectos:

  • Casi todas las presentaciones han girado alrededor de exposiciones endogámicas de cada PCT: quién soy, qué hago y qué bien lo hago (información que hoy por hoy es fácilmente accesible por internet y cuyo valor añadido es mínimo o nulo). Por tanto a la hora de preguntas no cabe discusión salvo peticiones de aclaraciones (son como las preguntas cerradas dónde sólo se admite un SI o NO). Entiendo que hubiera sido más efectivo lanzar cuestiones abiertas que incitaran a la discusión, a la reflexión, …. al que podríamos llamar el “acto de constricción”. C.K. Prahalad suele hablar de la co-creación y la importancia de de proporcionar una experiencia (y eso podría decir que es responsabilidad de los organizadores ser consciente de la información que se está transmitiendo).
  • No he visto ponentes jóvenes (salvo el casto de Townsend y alguno más). Es obvio que la “seniority” es importante por la experiencia acumulado a lo largo de los años pero también hay que tener en cuenta que el mundo está cambiando a una velocidad trepidante y las nuevas tendencias van imponiéndose a las antiguas y obsoletas, y eso requiere nuevas concepciones, nuevas formas de innovar (lo que podríamos llamar “innovar la innovación”). Son las nuevas generaciones de emprendedores y visionarios que buscan y necesitan modelos de espacios diferentes (tal y como apuntó Ilkka Kakko en su intervención de la sesión paralela Beyond Borders: The Geography for Innovation), de gestión diferente que exigen más dinamicidad y los modelos tradicionales dejan de tener sentido.
  • La presencia de una representación de empresas de todos los estados de creación-crecimiento y maduración de una empresa: spin-off, startup, grow-up, tractor que pudiera tener voz sobre cuáles son las necesidades básicas y no tan básicas que tienen (y que no son siempre las mismas debido a la naturaleza de la actividad de las empresas). Parece que cando se presentan los modelos de gestión de PCTs éstos se asumen infalibles (y hay que tener en cuenta que casi hay tantos modelos como PCTs luego … ¿dónde está la infabilidad?
  • No existen KPI objetivos que permitan establecer la calidad del valor generado por el modelo de gestión que ha implementado un PCT (así podrían identificarse los mejores y aplicarlos exportándolos a todo el mundo con sus matices). Estos KPIs (que serían un buen tópico a tratar por su grado discutibilidad) permitirían evaluar el trabajo que están haciendo todos los PCT aunque ello diera lugar a una clasificación y por tanto a un nivel de competencia entre ellos, pero por otra parte forzaría a que los PCT mejoraran su gestión (con este planteamiento es probable que muchos de los PCT creados por mera especulación urbanística por el acceso a subvenciones -por su carácter de parque-  renombrándose como simples polígonos industriales). También permitiría saber si la inversión realizada (en términos públicos o privados)  para poner en marcha un PCT compensa la generación de riqueza realizada y el impacto en la economía local-regional.

China hizo una presentación de un diseño e implementación de KPIs muy complejos matemáticamente pero acabó concluyendo que sólo 4 KPIs eran necesarios para evaluar un parque: número de empresas ubicadas, su facturación, metros cuadrados utilizados y, sinceramente, creo que está lejos de permitir conocer la viabilidad y eficiencia de un parque. Voy a indagar más en el modelo completo… tengo interés.

  • Un verdadero proceso de networking y para ello, para comenzarlo es necesario que la lista de los participantes se distribuya entre todos ellos con suficiente tiempo como para que se establezcan pre-contactos que se hagan efectivos y consoliden durante el evento.

Por tanto, el modelo actual de conferencias del IASP (y de cualquiera relacionada con parques) debería reorientarse hacia un modelo más interactivo donde una parte (la plenaria) recogiera visiones estratégicas de expertos de alto nivel (y que permita la interacción con la audiencia de forma directa) y una segunda donde el networking activo e interactivo fuera el protagonista. En esta segunda parte, se tratarían temas específicos con expertos seleccionados escrupulosamente y en los que los participantes interactuarían entre ellos y con los expertos planteando nuevas estructuras de gestión o modelos a seguir: por ejemplo, temas financieros, actuaciones innovadoras dirigidas a empresas instaladas, KPIs a definir…etc. Para su ejecución se podrían conformar equipos multidisciplinarios, constituidos por miembros de diferentes PCTs y donde se pudiera exponer conclusiones, visiones y debatirlas.

Otra sesión que podría ser muy interesante en la de presentación de conclusiones de interacción entre parques dentro de la iniciativa INTRA-STP networking o de la INNOGATE que comentaré en un siguiente post como triggers de la colaboración internacional entre parques.

Finalmente, es necesario establecer un conjunto de KPIs asociadas a la calidad de las conferencias (yo ya he elaborado una propia para conocer el grado de efectividad de mi tiempo invertido versus lo obtenido por asistir) donde permita evaluar al ponente, calidad de presentación y contenidos con el objetivo de incrementar el nivel de calidad de la misma.

Para concluir, resaltaría un conjunto de reglas que Ed Bernacki detalló en su libro “Seven Rules for Designing More Innovative Conferences” y que giran entorno a la necesidad de que se creen estrategias de aprendizaje antes de desarrollar el plan logístico de un evento de estas características:

Regla 1: Los Expertos de la conferencia son los que forman parte de la audiencia no sólo los ponentes
Regla 2: Piensa en el Retorno de la Inversión aunque a veces es difícil de medir
Regla 3: Diseña una conferencia con Logística y Aprendizaje
Regla 4: El aprendizaje objetivos debe marcar el contenido de las presentaciones.
Regla 5: Siempre utiliza el poder y capacidad de la audiencia a la hora de crear algo.
Regla 6: Ten en cuenta la estructura en las oportunidades de networking que generes.


==========

(translation to english in progress)


(english below)

El pasado Viernes, 27 de Febrero, asistí a la primera conferencia de KIMbcn (Knowledge Innovation Market Barcelona), celebrada en el edificio IMAGINA del distrito 22 de Barcelona, en pleno Parque Urbano 22@Barcelona, con el nombre “Jornada sobre Nuevos Mercados del Conocimiento y de la Innovación” cuyo principal protagonista fue el Dr. Henry Chesbrough, director ejecutivo y profesor del Center for Open Innovation, Haas School  of Business de Berkeley ubicado en la Universidad de California y que ha conseguido llenar la sala del auditorio (más de 200 personas)

Después de la presentación propia del KIMbcn a cargo de Eusebi Cima y Antoni Paz, presidente y director ejecutivo del KIMbcn respectivamente, Josep Miquel Piqué, el consejero delegado del Parque Urbano @22Barcelona comenzó presentando el concepto Open Innovation así como moderando las 16 preguntas que diversos ejecutivos de instituciones públicas y empresas le hicieron al Dr. Chesbrough. Las preguntas giraban entorno a lo que puede suponer dicho concepto en sus entornos:    en las redes de transferencia tecnológica entre Universidad y la Empresa, (como el caso de Marta Otero, vicerrectora de Recerca i de Transferència de Coneiximent de la Universitat de Vic), en los parques científico-tecnológicos (como el caso de la que realizó Joan Bellavista, como  presidente de la IASP, International Association of Science and Technology Parks),  o relacionadas con las posibles fuentes de financiación para PYMES (con la que le formuló Jose Luis Noguer, director general de Desarrollo del Grafting – DDG). Resultaron curiosas las diferentes interpretaciones del concepto OPEN INNOVATION que iba apareciendo, daba incluso la impresión  que Open Innovation era como el “santo grial” para solucionar todos los problemas y de cualquier índole (lo cual demostraba en muchos casos el desconocimiento del verdadero significado de estas dos palabras).

Chesbrough incidió mucho en lo que llamó “Ecosistema de Innovación” (término que ya le había oido decir al Dr. Tapan Munroe durante la conferencia internacional de Parques Científicos y Tecnológicos que se celebró en Ourense) y que gira alrededor de los recursos (tangibles e intangibles, humanos y materiales), pero -aunque podría ser una extrapolación de lo que en el siglo 19 se llamó “cluster”, éste no se puede equiparar a los “clusters” que tildó de elementos demasiado insulares y que sobre los que se han creado expectativas quizás demasiado optimistas. Lo que sí parece cierto y de sentido común, aunque haya permeabilizado poco, es que la constitución de un ecosistema en el que participan grandes empresas (casi diría como nodo central), pequeñas y medianas empresas que crean una interación con las grandes así como instituciones que aportan su grano de arena es garantía de éxito dado que que se consigue un alto nivel de competitividad y permite no sólo hacer crecer internamente a las empresas sino también a todo elemento que les rodea, en definitiva son verdaderos generadores de riqueza. Y si es una conclusión tan de “sentido cómun” ¿Cómo es que pesan más los intereses propios que los colectivos y no se focalizan los esfuerzos en el que “todos ganemos”? Tal vez, ésto requiera de un cambio cultural asociado.

Siguiendo con el punto anterior, el Dr. Chesbrough apuntó algo muy interesante: “Si se considera a las personas con una cultura globa, la PYME crecerá globalmente” lo cual nos lleva a ese otro concepto: “Open Talent” que refuerza la “Open Innovation“. Esa “Cultura Abierta” forma parte de la cultura de la innovación y refuerza el hecho de la necesidad de un aprendizaje abierto y compartido a través de la interacción.

Me gustó el planteamiento que realizó con los parques científicos y tecnológicos, como elementos clave en el proceso de transferencia tecnológica entre las Universidades y el tejido empresarial. De hecho, recalcó la importancia del movimiento de los recursos humanos, es decir la gente, entre la Universidad y los Parques en sentido biunívoco pero también lamentó, que aunque los parques van buscando facilitar la incorporación de las spin-off y empresas de crecimiento al mercado, se ha descuidado un aspecto muy importante: el satisfacer las necesidades de los clientes. Recomendó disponer infraestructuras para poder traer a los clientes a los parques y que lo conozcan de forma directa así como a las empresas que allí están ubicadas. Puso el ejemplo de Procter & Gamble y Google, parece que durante 6 meses P&G convivió con 12 personas de Google en las propias instalaciones de P&G y viceversa. Una frase que ha quedado para la Historia y me parece impactante y muy cargada de contenido es la siguiente: “Las ideas se mueven cuando la gente se mueve“.

Estas son los comentarios más relevantes y que más me llamaron la atención, posteriormente durante su ponencia centró el concepto de “Open Innovation” (seguramente a partir de ahí, algunas de las preguntas ya dejaban de tener sentido) así como su impacto en las PYMES.

En términos generales salí satisfecho de la charla y también me permitió charlar unos minutos con el Dr. Chesbrough (no fue fácil por la cantidad de personas que querían también expresarle su agradecimiento por la charla).

Sólo hay dos aspectos de organización que creo que deberían haberse cuidado un poco más y que son los que proporcionan la diferenciación respecto al resto de eventos de este estilo:

El primer aspecto fue el relacionado con la “generación de networking” entre los asistentes. Se ofreció un aperitivo-networking pero sin dinamizador y sinceramente no favoreció mucho el intercambio de opiniones pues la gente estaba muy ocupada comiendo. El segundo es que en un evento de innovación, no disponer de una conexión wifi gratuita … es lamentable. Hubiera querido comentar la jornada via Twitter e incluso actualizar mi blog desde allí con mis conclusiones pero no fue posible porque no había servicio de conexión público y en los tiempos en los que corremos y más en un supuesto entorno innovador … no se puede permitir. Espero que lo mejoren en las siguientes convocatorias.

==========

(translation to english in progress)