El término “crowd” se está poniendo de moda en nuestro idioma como prefijo en diferentes ámbitos (todos ellos anglosajones): “crowdsourcing”, “crowdfunding”, “crowdlearning” entre las más conocidas, y entre las que menos “crowd manipulation”.

Daria Shevtsova

En estos entornos, “crowd” simboliza la participación de la gente en una determinada actividad, así:

  • crowdsourcing” (https://es.wikipedia.org/wiki/Crowdsourcing) el fenómeno, acuñado por Jeff Howe en junio de 2006 en un artículo de la revista Wired “The Rise of Crowdsourcing” (“El ascenso del crowdsourcing”), por el que la gente participa en desarrollar un elemento concreto: un producto, un problema concreto, una aplicación software (normalmente lo hace de forma desinteresada) bien a través de una petición de una empresa (grande o pequeña) como por “motu propio” con el fin de resolver un reto social y/o tecnológico.
  • crowdfunding” es el mecanismo que permite financiar proyectos/productos con la colaboración de la gente en diferentes formatos: como donación (típicamente para proyectos de ONGs o proyectos sociales como aparecen en plataformas como Verkami), a cambio de regalos o primeras versiones del producto (como lo que suele verse en plataformas como IndieGogo o KickStarter) o a cambio de un porcentaje de la propiedad de la iniciativa (crowdequity) que es el modelo más seguido por los inversores privados.
  • crowdlearning”, como una forma de compartir los procesos de aprendizaje en un espacio común en los que los participantes (expertos o no)  comparten sus experiencias informalmente gratuitamente con el objetivo de mejorar las capacidades cognitivas de todos los involucrados.

hay más, pero con éstos ya nos acercamos al concepto de “Crowd-Incubation” que seguramente ya habréis deducido. Read More →