Blake Parkinson

Una de las dificultades que me he encontrado a lo largo de mi vida profesional gestionando equipos de trabajo es la coordinación de equipos ubicados en lugares distantes geográficamente, lo que podríamos llamar “equipos remotos”. Un ejemplo podríamos encontrarlo en la gestión de proyectos europeos donde un coordinador ubicado en un país tiene que dirigir la implementación de un proyecto (que puede haberlo o no co-diseñado con sus socios) con socios dispersos por la “orografia” europea. Este es el caso más típico donde no sólo la distancia es crítica sino las diferencias culturales (aunque las recomendaciones que incluyo pueden perfectamente aplicarse a equipos locales, para el caso de equipos remoto la comunicación es crucial)

En algunas ocasiones podemos ser capaces de elegir nuestro propio equipo pero en otras tendremos que aceptar personas en el equipo que no conocemos ni con las que hemos trabajado anteriormente con lo que la relación se complica. Read More →