El término “crowd” se está poniendo de moda en nuestro idioma como prefijo en diferentes ámbitos (todos ellos anglosajones): “crowdsourcing”, “crowdfunding”, “crowdlearning” entre las más conocidas, y entre las que menos “crowd manipulation”.

Daria Shevtsova

En estos entornos, “crowd” simboliza la participación de la gente en una determinada actividad, así:

  • crowdsourcing” (https://es.wikipedia.org/wiki/Crowdsourcing) el fenómeno, acuñado por Jeff Howe en junio de 2006 en un artículo de la revista Wired “The Rise of Crowdsourcing” (“El ascenso del crowdsourcing”), por el que la gente participa en desarrollar un elemento concreto: un producto, un problema concreto, una aplicación software (normalmente lo hace de forma desinteresada) bien a través de una petición de una empresa (grande o pequeña) como por “motu propio” con el fin de resolver un reto social y/o tecnológico.
  • crowdfunding” es el mecanismo que permite financiar proyectos/productos con la colaboración de la gente en diferentes formatos: como donación (típicamente para proyectos de ONGs o proyectos sociales como aparecen en plataformas como Verkami), a cambio de regalos o primeras versiones del producto (como lo que suele verse en plataformas como IndieGogo o KickStarter) o a cambio de un porcentaje de la propiedad de la iniciativa (crowdequity) que es el modelo más seguido por los inversores privados.
  • crowdlearning”, como una forma de compartir los procesos de aprendizaje en un espacio común en los que los participantes (expertos o no)  comparten sus experiencias informalmente gratuitamente con el objetivo de mejorar las capacidades cognitivas de todos los involucrados.

hay más, pero con éstos ya nos acercamos al concepto de “Crowd-Incubation” que seguramente ya habréis deducido.

Por otra parte, otro fenómeno que está “desbordándose” es el “co-working” que  fue inventado por Brouni en el año 1999, aunque es en el año 2005 que realmente fue difundido por Brad Neuberg que comenzó a poner en marcha zonas de co-working en San Francisco. “Co-working” es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos (fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Trabajo_cooperativo) . Normalmente los promotores de las zonas de co-working suelen organizar actividades para fomentar la cooperación entre sus “habitantes” (verdadero motor de este tipo de espacios) así como facilitarles nuevas estrategias de negocio pero no suelen ir más allá.

Alex Kotliarskyi

Finalmente, nos encontramos con las “Incubadoras” como entornos (físicos o virtuales) donde los emprendedores de iniciativas empresariales noveles encuentran un lugar donde comenzar. Modelos de Incubadoras hay varias: entidades que ofrecen un espacio físico (las más …) donde se puedes instalar a un precio módico y con una provisión de servicios básicos como acceso a salas de reuniones, internet gratuitamente (o no), acceso gratuito (o no) a eventos de temáticas relacionadas con los inquilinos y en ocasiones, acceso a un conjunto de servicios avanzados como la integración en redes de contactos para facilitar la identificación de posibles colaboraciones (tanto nacionales como internacionales), búsqueda de financiación público y/o privada a través del contacto con inversores privados o la identificación de posibles ayudas de la Administración  Pública para emprendedores así como el apoyo en la búsqueda de perfiles profesionales para incorporar en la presente o futura empresa entre otros.

En estos entornos, y dependiendo de la entidad, los emprendedores pueden encontrar apoyo a través de procesos de mentorización (top-down), es decir con el apoyo de expertos externos quienes (o bien gratuitamente o a un coste asequible) proporcionan su experiencia a los emprendedores para generar alguna expectativa de éxito guiándoles en el proceso de arranque y crecimiento, incluso (esto lo tienen más desarrollados las aceleradoras) se dispone de un equipo ejecutivo que actúa como “coach” de tu iniciativa dándote las pautas a seguir para consolidándola en una aproximación “acción-reacción”.  En las incubadoras, y siempre en función de la calidad y capacidad de los promotores, se pueden facilitar el networking entre las empresas incubadas con el fin que puedan encontrar iniciativas conjuntas que mejoren su respectiva competitividad en el sector donde actúan.

¿Qué ocurre cuando mezclamos todos los ingredientes anteriores?

Imaginad un entorno de incubación al que, como emprendedor/a, te acercas con la intención de desarrollar tu iniciativa empresarial. Este entorno está formado por un conjunto de empresas plenamente operativas con diversos grados de madurez empresarial y formadas por personas expertas en diversas disciplinas que han aprendido a lo largo del camino del emprendedor.

 juan pablo rodriguez

Cuando llegas, lo primero que haces es presentarte a todos y explicar el motivo de querer incorporarte, la situación actual de tu iniciativa de negocio, las principales necesidades que has identificado para poder crecer como empresa así como tus principales cualidades. En ese momento personas, trabajadores, de las diversas empresas instaladas y con perfiles diversos  organizan sesiones de trabajo contigo con el fin de ayudarte a cubrir las necesidades expuestas y así comenzar a crecer con ciertas garantías en un modelo “hermano mayor ayuda a hermano menor”. Incluso, en algún momento, alguien se te acerca preguntándote si le puedes ayudar a resolver un problema que tiene a partir de las cualidades que has presentado al llegar. Pasa un tiempo y se genera una interacción interesante y potente entre todas las personas que desarrollan sus iniciativas de negocio en esa incubadora… y llega un momento en el que un nuevo emprendedor llega (como lo hiciste tú) y sigue el mismo protocolo. En esta ocasión eres tú mismo/a el que apoya en un primer estadio al nuevo emprendedor/a tal y como hicieron el resto cuando llegaste.

No lo consideras una pérdida de tiempo, ni una distracción sino una forma de enriquecerte con el conocimiento de otras personas, con los momentos de intercambio de experiencias que mejorará tu propia reflexión sobre tu iniciativa, con compartir esfuerzos y desarrollar nuevas iniciativas (hibridación por simbiosis o por sinergias)

Esto es “Crowd-Incubation”: un proceso metodológico cooperativo y co-creativo en el que emprendedores ayudan a incubar emprendedores durante su propio proceso de incubación.

Algo parecido ocurre en eventos de duración limitada a un fin de semana (como los StartUpWeekend, Resetweekend, etc…) donde emprendedores ayudan a emprendedor ganador a lanzar su idea. Sin embargo, en este caso, el grado de implicación es máximo para conseguir en 48 horas lanzar una startup, en el caso del “Crowd-Incubation” el proceso es más natural y a una velocidad más asumible por parte de todos los participantes.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation